UNA HUMANIDAD DE “VERGÜENZA…”

                        UNA HUMANIDAD DE “VERGÜENZA…”

 

Hace dos años os escribía sobre la “crisis” y os planteaba si era crisis de dinero o crisis de amor, está claro que es una “gran crisis de amor a la Humanidad”, sí, a los seres humanos, ya que mil quinientos millones de personas, como nosotros, están pasando hambre y miles y miles mueren todos los días de hambre, otros tanto sufriendo sin parar, por faltarles lo imprescindible. El primer negocio, “el hambre”, es el que se hace constantemente para ganar, para acaparar, para enriquecerse a base del sufrimiento y muerte de otros seres humanos igual que nosotros. Cuando más hambre y necesidad, más ganan los de siempre. Más “crisis”, más beneficio…que triste, pero así es la cruda realidad. SIN AMOR EN EL MUNDO…

El segundo negocio de este mundo es la “guerra”, que entre países, de allá o de más allá, hay  siempre; ya que está la industria del armamento, de las armas para destruir y matar, que necesitan un ejército bien equipado para ser eficaces y no digamos el mantenerlo. Menudo negocio, siempre los beneficios para los mismos, a costa del sufrimiento y muerte de los de siempre, los pobres de la Tierra.

El tercer negocio, las “multinacionales farmacéuticas”, que más que fabricar “pastillas” que curan, sacan las que son buenas para mantenimiento crónico que es lo que deja beneficio. Claro, en manos también de los de siempre, de los que mueven los hilos del primer y segundo negocio y como siguen ganando, acaparando y exprimiendo, pues no les importa nada más que el TENER, pero se olvidan de que lo importante es SER en esta vida ya que todos, ellos también, nacimos “en cueros” y vamos a morir quedándonos “amarillos y tiesos”. Si amiga y amigo, iguales todos/as., en este mundo tan gris y tan negro, aunque por otra parte todos los días sale el sol y aún podemos querer y sentir que nos quieren, tenemos una dignidad como personas y nos toca vivirla con intensidad. Esto lo ha hecho muy bien el Señor, el Dios del Amor, Nuestro Padre que está ahí y  nos espera siempre.

La misma “crisis” es una provocación clara a esa dignidad de personas que la especulación y la usura de unos codiciosos de turno ha desequilibrado la economía mundial y han traído esta gran injusta y cruda realidad, que nos está haciendo sufrir a muchas familias especialmente las más débiles y pobres. A través de la historia siempre ha sido así. Es verdad que la precariedad en el trabajo, siempre presente, hace difícil el mundo del curro, pero la misma falta de ese trabajo, que toda persona tiene derecho, es fatal, ya que no se ve salida y las prestaciones sociales se agotan. No es fácil, ni esperanzador vivir del paro, ni de la economía sumergida, ni de las pensiones recortadas de nuestros mayores, ni de Cáritas.

 A la corta o la larga, esta situación merma nuestra salud e incluso llega a anular nuestra autoestima. Destruye no sólo a la persona, sino a la misma familia y con ello a la Sociedad. Esto es grave y doloroso, sabiendo que se puede arreglar, si “ellos”, los poderosos quieren, ya que el 38% de la Economía Mundial está en “Paraísos Fiscales”. Pero que hacen nuestros políticos “marear la perdiz”, ya que están siendo títeres de los de siempre, que son pocos pero manejan “TODO”. Tienen el poder, el dinero, los ejércitos, la policía y la justicia a su antojo. Es fuerte lo que está ocurriendo, es cruel y vergonzoso. No sólo  indignados sino  “cabreados” y muy “cabreados”. Estamos clamando al Dios de la Justicia.

Hoy la prensa, la radio y la tele, es decir los Medios de Comunicación, nos invaden de noticias variopintas y según el diario o el color de gafas que te colocas, así te hacen ver las cosas. La verdad es que nos aturden, nos quieren confundir y pretenden que luego actuemos o votemos como pobres borregos, marionetas o fichas manejadas a su antojo y sobre todo por sus intereses. ¿ Y nuestra dignidad de personas, cómo queda?.

Desde la fe, los cristianos nunca debemos perder la esperanza en Dios que es Amor y nos quiere y de una forma u otra nos está ayudando y nos va hacer crecer como personas, nos tiene siempre en cuenta. Las pruebas, las dificultades y los contratiempos que vamos encontrando en nuestro caminar por la vida, son motivos para hacernos crecer y madurar. Vamos descubriendo que hay “crisis”, pero de Valores Humanos, de Solidaridad, de Amor…

Salida hay, claro que la hay. Para ello hay que plantearnos con seriedad que tenemos que cambiar de mentalidad, es decir, una forma nueva de de vivir, de pensar y de actuar. Con valores distintos de los actuales. El centro de nuestra vida no puede ser el dinero, sino la solidaridad, la persona humana, el amor entre nosotros mismos y los que nos rodean que es lo que quiere el Señor.   ¡¡Ánimo!!.                                                                                                                                               

 

Vuestro Amigo, Manolo Torregrosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: